Los campos marcados con * son obligatorios

×

Regenerar mi contraseña

Escribe el email con el que te registraste en LanceTalent y te enviaremos una nueva contraseña:

×

Tu registro se ha efectuado correctamente.

Hemos registrado tus datos correctamente.
Ahora recibirás un email de confirmación en tu cuenta de correo. Por favor, sigue las instrucciones para finalizar el proceso.

×
Publica tu proyecto ahora, es gratis! / ¿Que necesitas para lanzar tu negocio online?
Top
Vicente-del-Bosque

Lo que un freelance puede aprender de Vicente Del Bosque

Hablar de Vicente Del Bosque es hablar del entrenador que ha puesto en lo más alto al fútbol español. Los triunfos de esa selección que encadena Mundiales y Eurocopas con la misma facilidad que maravilla con su juego son en buena parte responsabilidad suya. Sin embargo, más allá de la figura del técnico que ha conseguido alcanzar la gloria deportiva, se esconde alguien que ha sabido granjearse el cariño de todos. Una persona que aúna un puñado de virtudes, entre las que destacan la humildad, el esfuerzo, el tesón o la disciplina, y del que un freelance puede extraer valiosas lecciones que le sirvan para encarar con éxito su carrera profesional.

Lo primero que uno debe saber sobre don Vicente Del Bosque es que mucho antes de ser entrenador de fútbol fue jugador, y además de los buenos. Desarrolló prácticamente toda su trayectoria en el Real Madrid, donde llegaría muy joven, con apenas 18 años.  Aunque aquel prometedor centrocampista procedente de Salamanca no lo tuvo fácil en sus inicios, al verse obligado a curtirse en el filial blanco e incluso teniendo que salir cedido a otros conjuntos como el Córdoba o el Castellón, antes de debutar en el primer equipo allá por 1973.

Cinco años de espera antes del gran momento, cinco años de aprendizaje y maduración, pero cinco años que valieron la pena por las satisfacciones que vendrían después. Y es que una vez que Del Bosque se asentó en el once titular, no lo dejaría hasta pasada una década, tras disputar un total de 441 encuentros, y habiendo obtenido el reconocimiento de todo el madridismo como uno de los jugadores con más calidad que han vestido nunca la zamarra blanca.

A buen seguro, si aquel Vicente Del Bosque hoy fuera un joven freelance que buscara labrarse un futuro en los difíciles tiempos que corren, mantendría una actitud positiva, inmune al desaliento que en ocasiones puede provocar el estar esperando esa gran oportunidad que no termina de llegar. Porque en la mayoría de ocasiones, antes de que ese proyecto que cumpla todas nuestras expectativas y aspiraciones venga a nosotros, habremos habido de realizar otros trabajos menos atractivos o que no nos llenen tanto. Sin embargo, en concebir esas tareas no como un obstáculo, sino como pasos necesarios para alcanzar nuestras metas, está la clave del éxito.

Cada cambio es una oportunidad de mejora y aprendizaje, eso bien lo sabe Del Bosque, y todo freelance que se precie debería considerarlo así. Cuando el hoy seleccionador colgó las botas en 1984 se abría ante sí un nuevo panorama del que era desconocedor. Su pasión por el fútbol seguía intacta, pero sus piernas habían dicho basta. El Madrid le ofreció entonces pasar a formar parte del equipo técnico de la cantera, y él no dudó en recoger el guante. Nuevamente pasarían muchos años antes de poder sentarse en el banquillo del Bernabéu, un asiento que llegaría a ocupar de forma esporádica en dos ocasiones a mediados de los noventa por sendas destituciones de Benito Floto y Jorge Valdano, pero que realmente no le perteneció por derecho propio hasta la temporada 1999/2000.

Con la llegada del nuevo siglo, Vicente Del Bosque asumió las riendas de una plantilla que pronto empezaría a llenarse de jugadores de relumbrón de la talla de Figo, Zidane, Raúl o Ronaldo. Mucho talento, muchos egos, mucha inversión y la exigencia de títulos como telón de fondo. El reto no era nada fácil, pero aquel hombre sencillo, humilde y de carácter afable consiguió siete entorchados en tres temporadas y media, incluyendo dos Ligas y dos Champions League. Un palmarés envidiable que, sin embargo, no fue suficiente para que en junio de 2003 Florentino Pérez le renovara el cargo. Tras su marcha, criticada e incomprendida por muchos sectores de la afición, el llamado Madrid de los Galácticos entró en caída libre.

Muchas reflexiones se pueden extraer de la etapa de Del Bosque al frente del conjunto merengue, pero quizás la principal y la que más valor puede aportarle a un freelance es la capacidad que tuvo para gestionar tantos y tan buenos recursos en aras de conseguir unos objetivos profesionales concretos. Seguramente a ti, freelance, al igual que le pasó a Vicente Del Bosque, te llegará el momento que tanto has estado esperando, ese que tendrá forma de gran proyecto o colaboración con una empresa de renombre. Será entonces cuando tengas que aplicar todo lo que has aprendido y debas empezar a trabajar optimizando cada uno de los recursos y herramientas a tu alcance.

Asumir esa responsabilidad entraña ciertas dosis de templanza para actuar como un gran estratega del fútbol, sabiendo cuándo tomar la decisión correcta en cada caso. El paralelismo es evidente, ya que si un entrenador tiene que preocuparse por el esquema de juego, las convocatorias de jugadores o las ruedas de prensa, tú que eres freelance no debes descuidar la planificación del trabajo, la elección de las herramientas o la interlocución con el cliente. En cada uno de los casos, una actitud diligente, reflexiva y cercana, al más puro estilo Vicente Del Bosque, te ayudará a superar con solvencia cada nuevo reto que se te presente.

Es posible que, como le ocurrió al técnico salmantino en su salida del Real Madrid, tu vida laboral te reserve algunos reveses que no esperas, proyectos que se desvanecen o divergencias insalvables con quien ha contratado tus servicios. Si eso llegase a ocurrir, asúmelo con tranquilidad e intenta ver la parte llena del vaso. Si lo haces, ten la seguridad de que la oportunidad para redimirte y volver a demostrar lo que vales terminará llegando. A Del Bosque le llegó quizás en el momento menos previsible: tras un fiasco en el Besiktas turco y después de una larga temporada alejado de los campos de entrenamiento.

La misión que se le encomendó fue probablemente la más difícil de toda su carrera: dirigir a una Selección Española recientemente coronada campeona de Europa de la mano de Luis Aragonés. Un grupo de futbolistas rebosantes de talento, una generación irrepetible que tenía ante sí la oportunidad de hacer historia en el Mundial de Sudáfrica. Del Bosque y los Iniesta, Xavi, Iker o Puyol no fallaron. Consiguieron reponerse de la dura derrota ante Suiza en el primer partido, y supieron sufrir en el resto de encuentros hasta levantar el ansiado trofeo de campeones en una emocionante final contra Holanda, que ha quedado grabada en la memoria de todos los españoles.

El resto de la historia es de sobra conocido por todos: una nueva Eurocopa, un juego que recibe los elogios de medio mundo, y numerosas distinciones como el Premio Príncipe de Asturias del Deporte. Pero en especial, un Vicente Del Bosque que ha construido en torno a su figura una marca personal genuina y reconocible que evoca valores como la modestia, el esfuerzo o la afabilidad. Un hombre que ha cautivado a todos por su talante y virtudes humanas, además de por sus éxitos deportivos.

Este último punto es quizá el más crucial para un freelance que quiere destacar y hacerse un hueco en el mercado laboral. Recuerda que eres lo que los demás perciben de ti. Y lo que los demás perciben de ti es un compendio de todo: de tu trabajo y tu dedicación, pero también de lo que transmites y comunicas con tu branding personal. Así que empieza desde el primer día a labrarte una reputación en base a aquella actividad por la que quieres posicionarte como una referencia en tu sector. Tienes que conseguir que, de la misma forma que si ahora sales a la calle y preguntas por un entrenador de fútbol la gente te responda Vicente Del Bosque, en un futuro, cuando alguien quiera contratar los servicios de un programador, un diseñador o un redactor freelance lo primero que les venga a la cabeza sea tu nombre.

Sigue las enseñanzas de Vicente Del Bosque y gana tu partido freelance.


Talento freelance para lanzar tu negocio online. LanceTalent es un "freelance marketplace” donde emprendedores, autónomos, startups y pymes ejecutan sus proyectos online con los mejores profesionales freelance.

Sin Comentarios

Publicar un Comentario